domingo, 11 de mayo de 2014

BLAS DE OTERO: Biografía & Poesía de Posguerra

Blas de Otero, poeta que dedicó su vida enteramente a la poesía, nació en Bilbao, el 15 de marzo de 1916. Fue alumno de los jesuitas y recibió una formacíón religiosa con la que rompería más tarde. Cursó el Bachillerato en Madrid y Derecho en Valladolid, aunque luego nunca se dedicara a ello. En un principio se dedicó a la enseñanza, que más tarde abandona al convertirse en un poeta reconocido internacionalmente, y acaba dedicándose enteramente a su obra. Viajó continuamente por toda España y también llegó a residir en diversos países extranjeros como Francia, Rusa y China. Finalmente, pasó sus últimos años en Madrid, donde murió el 29 de junio de 1979.

Dentro de la poesía de posguerra se pueden diferenciar tres etapas diferentes: 

Por un lado, está la poesía arraigada de ideología falangista y de estética formalista y clasicista, teniendo como modelo a Garcilaso de la Vega y a otros poetas del Renacimiento. Esta poesía es también arraigada y conformista, y en cuanto a temas, los principales son Dios, el amor y la naturaleza, dejando a un lado la dura realidad social. Algunos de los poetas más reconocidos de esta época son Luis Felipe Vivanco, Leopoldo Panero, Luis Rosales, Dionisio Ridruejo y José García Nieto.

Por otro lado, tenemos la poesía desarraigada. Ésta, proviene de la publicación de "Hijos de la ira" de Dámaso Alonso en 1944, el cual es un libro desbordante de inconformismo y angustia existencial. Las principales características de este periodo son la expresión arrebatada y la visión directa de la realidad contemporánea, y los temas que abarcan son el dolor, la miseria y el sinsentido de la vida que provocan el desasosiego y la angustia vital del poeta, quien se rebela contra la injusticia de los hombres o contra la pasividad de un Dios sordo y ciego ante lo que pasa en la Tierra. Algunos poetas muy destacados en este periodo son: Victoriano Crémer, Eugenio de Nora, Blas de Otero y Ángela Figuera Aymerich.

La poesía desarraigada es la primera etapa de Blas de Otero y tiene una duración de 10 años (1945-1955). Durante estos años aparecen sus libros "Ángel fieramente humano" y "Redoble de conciencia", que más tarde los fusionará en "Ancia". En ellos, además de las características y temas ya mencionados, Otero expone su poesía metafísica y tambíén amorosa, ya que para el poeta el amor es un desesperado anhelo de realización vital, su ansia de Absoluto. A lo largo de esta etapa en los poemas de Blas de Otero se puede apreciar como se va alejando del "yo" y se ve un primer acercamiento al "nosotros", y el uso de un lenguaje dramático, violento y lleno de las formas clásicas.

Finalmente, nos encontramos con la poesía social. Los precedentes de esta poesía son los poetas de la Generación del 27, la revista de Neruda "Caballo verde para la poesía", la poesía existencial y la situación política de posguerra, la injusticia y falta de libertades. Las principales características de esta poesía son: la utilización de un lenguaje sencillo y directo con un tono desarreglado y prosaico (ya que interesa el mensaje y no la forma), que esta dirigida a la inmensa mayoría y creen que la poesía es la herramienta que cambiará la sociedad. Algunos poetas que podemos destacar en esta etapa son: Gabriel Celaya, Blas de Otero, Ángela Figuera Aymerich y Gabriel Aresti.

En esta etapa, segunda para Blas de Otero (1955-1965), aparecen sus siguientes tres libros: "Pido la paz y la palabra", "En castellano" y "Que trata de España". En ellos se ve como el poeta ya ha supera el intimismo del "yo" y se inclina definitivamente por el "nosotros". Como ya he mencionado, ahora se dirige a la inmensa mayoría y se convierte en la voz del pueblo para el que pide la paz, justicia y libertad, ya que cree que una España mejor es posible.

Neovanguardismo
Al margen de las grandes corrientes de la poesía señaladas, existe un grupo poético preocupado por crear un lenguaje poético puro, válido por sí mismo, ajeno a los compromisos de uno u otro signo. Dentro del Neovanguardismo podemos ver:
El grupo “Cántico". Etapa de creación de una poesía de lenguaje elaborado y llena de referencias culturales, con que expresar emociones y experiencias íntimas. Algunos poetas del "Cántico" son: Pablo García Baena y Ricardo Molina. . 
El postismo. Defiende la libertad creativa, bajo la influencia del poeta peruano César Vallejo y los movimientos de vanguardia. Algunos poetas del "postismo" son: Carlos Edmundo de Ory, Ángle Crespo, Miguel Labordeta y Juan Eduardo Cirlot.




 





miércoles, 30 de abril de 2014

Los ansiados 18

Todos recordamos las ganas que teníamos de hacernos mayores de edad cuando teníamos 17 años y apenas quedaban unas semanas para nuestro cumpleaños. Esa sensación de ser adulto, de tener plena libertad para hacer lo que nos venga en gana sin tener que pedirle permiso a nadie, nos tiene como locos en esa etapa de nuestra vida.

Hace exactamente una semana fue mi cumpleaños, y sí, ya tengo los ansiados 18. Es cierto que en el momento en el que los cumples te hace ilusión y estás un rato asimilando la mayoría de edad, pero luego te das cuenta de que no ha cambiado nada y ese sentimiento de euforia desaparece. También, hay que decir que muchos cumplimos los años antes del verano, concretamente durante la época de exámenes que toca hacer al final de curso, como es mi caso, y cuando cumples los 18 y estás en segundo de bachillerato teniendo que estudiar para los exámenes finales, se te olvida un poco el tema de que eres mayor.

Si nos fijamos bien, la inmensa mayoría de los adolescentes, donde yo también me incluyo, quieren la mayoría de edad para tres cosas: entrar en cualquier discoteca o club nocturno legalmente sin tener que recurrir al mítico "Oye, déjame tu DNI para entrar y luego te lo devuelvo.", para poder comprar cualquier producto que queramos en las tiendas (generalmente alcohol) sin tener que ir acompañados de un amigo o amiga mayor que nosotros y para sacarse el carnet de conducir.

Así que viendo esto, ¿realmente cambia mucho las cosas el tener 18 años?




lunes, 28 de abril de 2014

Maneras de entretenerse

 ¿Quién no ha pensado alguna vez que la persona que va sentada a su lado se parece a alguien famoso? Las imágenes hablan por sí solas. Parece ser que hoy en día se ha puesto de moda hacer dibujos de personas conocidas (sobretodo de personajes ficticios) y colocarlas de tal manera que el inocente que tengamos sentado a nuestro lado en cualquier transporte público se parezca a un súper-héroe.

La verdad es que esta nueva e ingeniosa manera de entretenimiento, aparte de ser muy original, es divertida, ya que no solo te lo pasas bien dibujando la cara del personaje que más te guste, sino que además sirve para que otras personas se pueden reír un poco después de un largo día de trabajo.

Ya es el tercer día seguido que veo a un par de justicieros sentados en un autobús, esta vez han sido Hellboy y Spiderman, pero también he sido testigo de Batman y el increíble Hulk leyendo un libro mientras esperan a su parada deseada. Estoy deseando ver quién será el próximo famoso que cogerá un medio de transporte público.

Futuro Tecnológico.


A veces, una simple imagen o tira cómica como la que he traído hoy da mucho que pensar.

Si uno mira a su alrededor, ¿qué ve? Lo que ve son cientos de edificios nuevos, miles de coches distintos, millones de personas con móviles inteligentes... Este paisaje se nos ha hecho cada vez más normal y hasta hay personas que no podrían vivir fuera de él. Miremos donde miremos, las nuevas tecnologías están presentes, ya que, según la mayoría de las personas, eso es el futuro.

Tal vez esas personas tengan razón y debamos seguir invirtiendo en ello, o tal vez se equivoquen y nos estén llevando por un mal camino. Las nuevas tecnologías no se crean solas, detrás de cada invento hay un grupo de gente que ha trabajado duro para inventarlo, y esa gente es el futuro, no el producto que ellos crean. Pero por desgracia, parece ser que apostar por la tecnología a algunos les sale más rentable que apostar por las personas y su educación, así que si las cosas siguen de esta manera, que no os extrañe ver dentro de unas décadas un planeta lleno lelos repleto de aparatos inteligentes.

martes, 22 de abril de 2014

HALLOWEEN



Los tiempos van cambiando, y de este modo, también las costumbres y el significado de algunas festividades, como por ejemplo, la de Halloween. Antaño era costumbre rendir homenaje a los difuntos y recordarlos durante ese día, no disfrazarse, que cualquier tontería se ve por televisión, y pedir caramelos como hacen en Estados Unidos. La verdad es que esto es una vergüenza, para celebrar una fiesta que ya no tiene ningún valor mejor no celebrarla.


Si continuamos celebrando Halloween de esta manera, los niños, sobre todo los más pequeños, pensarán que el único sentido que tiene este día es disfrazarse y pedir caramelos y gominolas a mansalva, y cuando crezcan, harán lo mismo con sus hijos y pensarán que siempre ha sido así, cuando en realidad el motivo de esta celebración es algo serio y muy bonito.

En el caso de los adolescentes, Halloween, como muchas otras fiestas, no es más que una excusa para salir a la calle con pintas de a saber qué a ingerir enormes cantidades de alcohol hasta que el cuerpo aguante. Esto, sinceramente, da una imagen pésima de nuestro país en el extranjero, pero lo peor de todo no es que lo hagamos, sino que sabemos que tipo de imagen damos y no hacemos nada para cambiarlo.


Las empresas y grandes compañías, en cambio, prefieren que todo siga tal cual está, ya que ellos no hacen más que beneficiarse a costa de los disfraces que se compran, el alcohol que se vende y las superproducciones del cine que son todas iguales en estas fechas. De este modo ayudamos a gente que no le importa nada este día y solo quiere ganar dinero, sin preocuparse de que están destruyendo nuestra cultura.

Resumiendo, Halloween debería celebrarse como se ha hecho siempre y como aun se sigue haciendo en algunos países como México, no como ahora que en vez de hacer algo tradicional, no se hace más que el tonto.

La necesidad continua de estar comunicados e informados


Hoy en día, si se mira alrededor, uno puede darse cuenta de todo lo que influye el teléfono móvil en nuestra vida cotidiana. Hace diez años solamente los adultos y adolescentes ya mayores eran portadores de un móvil y hoy, en cambio, parece que los regalan con los cereales. En mi opinión, está bien el hecho de que esta tecnología se esté extendiendo cada vez más por las múltiples ventajas que nos ofrece, pero lo cierto es que la usamos más de lo necesario.

Lo curioso no es solo el cambio de generación que da uso a los móviles, sino el cambio de la finalidad del dispositivo. Antes si se preguntaba para qué servía un móvil, lo lógico sería que la respuesta fuera “para llamar”, hoy en día, esa es la última de las funciones que se tienen en cuenta.

Los móviles prácticamente son como ordenadores de bolsillo, ya que sirven para ver películas, escuchar música, navegar por internet… Pero para lo que más se utiliza es para estar conectados unos con otros a través de distintas redes sociales (twitter, whatsapp…). Lo cierto es que estar conectados de esta manera tan cómoda y gratuita es muy divertido y a la vez útil, pero hoy en día se ha llegado al extremo y resulta hasta adictivo.

Por culpa de estos inventos, la gente (sobre todo los más jóvenes) ha cogido la costumbre de cenar junto al móvil, dormir con él, llevarlo a clase… Ya es hasta común que cuando alguien queda con los amigos esté, como mínimo uno, utilizando el móvil para enviar mensajes. Por culpa de esto muchos están dejando de lado otros asuntos más importantes (los  estudios, en el caso de los adolescentes) para contestar a los cientos de mensajes diarios que recibimos o para enterarse de hasta el último detalle de lo que hicieron tus amigos mientras no estabas.

 La verdad es que está bien tener la oportunidad de estar comunicados los unos con los otros, pero lo que no está bien es la manera en la que usamos esta tecnología. Deberíamos empezar a teclear menos y salir más.